GALLERIES

        Boda en el oasis mediterráneo

        Hoy os presentamos un avance de la boda de Ana y José Claudio, una pareja que ya nos tenía expectantes por su elegancia en el reportaje de pre-boda que realizamos en Brihuega.

        La boda se presentaba aún más interesante. Teníamos tantas ganas de que llegara su día… para contar en imágenes su historia, la historia de dos jóvenes que se conocieron en una cena de amigos en común. Con un año y medio de noviazgo y en un viaje a Ámsterdam, José Claudio le pidió matrimonio a Ana. Organizaron su boda en 7 meses y justo a los dos años de noviazgo en noviembre de 2018 se dieron el “sí quiero”.

        La ceremonia religiosa se celebró en la Basílica de Santa María, adornada para la gran ocasión por Floristería Margarita con un camino floral que anunciaba la llegada de la novia, acompañada de sus sobrinos que vestían conjuntados un precioso estilismo en tonos blanco, beige y rosa. ¡Y cómo olvidar el estilismo de los novios, ambos muy elegantes! Ana eligió un vestido de la firma Rubén Hernández Alta Costura y calzado de Uniqshoes mientras que José Claudio vistió un traje de Silbon. Y las invitadas, cada una con su look perfecto y con sus pamelas o tocados a juego, obra de Morganas Handmade, nos tenían enamoradas.

        Después de una emotiva ceremonia y muchos kilos de arroz, la pareja sorprendió a sus invitados con un paseo por el corazón del palmeral ilicitano en el tren turístico de la ciudad. Todos los invitados disfrutaron del viaje entre palmeras desde la Basílica hasta el Jardín Artístico “Huerto del Cura”, donde estaba ubicado el cóctel. Mientras tanto, la pareja recién casada llegaba al jardín botánico en un beetle cabrio descapotable (regalo-sorpresa de sus amigos) para la sesión de fotos y para, más tarde, reunirse con los invitados.

        El convite se celebró en el Hotel Huerto del Cura, lugar emblemático donde los haya. El salón y las mesas fueron adornados por Floristería Cadafal. El “seating” y las mesas estaban diseñadas específicamente para mostrar rincones de la ciudad de Elche con dibujos realizados en acuarela por Pepe Morant, artista autóctono.

        Fue Miguel con su violín durante la ceremonia y el cóctel quien dio el toque perfecto a esa boda que prometía ser de cuento, y resultó superar las expectativas. ¡Enhorabuena a Ana y José Claudio y también a su wedding planner Laura Prieto de Andorina Eventos por la organización!

        Las fotos a continuación…

         

         

        ANTERIOR niño en la playa SIGUIENTE

        Uso de cookies

        Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

        ACEPTAR
        Aviso de cookies